Guía Selva Negra en Alemania

Guía de viaje a la Selva Negra 🌄 De viaje al pulmón de Alemania

No hay comentarios

Con esta guía de viaje a la Selva Negra te llevaremos a este mágico paisaje se encuentra al sur de Alemania, pasando por la ciudad de Friburgo. Sus rincones parecen como sacados de un cuento, pues nos brinda una extensión llena de bosques que nos harán soñar con mil historias. Como hecho curioso, te contamos que no es ni selva, ni es negra. Su nombre original: Schwarzwald, significa literalmente bosque negro. No solo este tipo de vegetación captará tu atención. Al entrar a la selva verás de inmediato como se erige la fortaleza de Hohenzollern, un castillo que te quitará el aliento.

Como te comentamos anteriormente, para llegar a este lugar, debes pasar primero por la ciudad de Friburgo. Unas calles que parecen que nacieran de las mismas montañas. Allí donde mires, el color verde será el que pinte el horizonte. En sus tranquilas calles verás como la mayoría de los ciudadanos se mueven en bicicletas.

Una vez pasado este encantador pueblo, nos encontramos ahora si con nuestro destino: La Selva Negra. Debe su particular nombre a los romanos, quienes la bautizaron así por sus densos y tenebrosos bosques. Sin embargo, hoy sus caminerías y senderos se han convertido en un destino muy visitado debido a su belleza natural. Y es que esta increíble selva te brinda la posibilidad de conocer cascadas, lagos y montañas.

En esta opinión Ocio Hoteles te traemos la guía de la Selva Negra que estabas buscando. Podrás visitar este macizo montañoso y vivir una experiencia singular, alejado de todo lo que conocías anteriormente.

Guía de viaje a la Selva Negra: la ciudad de Friburgo

Como decíamos en esta guía de viaje a la Selva Negra Friburgo es un lugar esencia, ya que es prácticamente la puerta de entrada a este paraje natural. Te serán útiles nuestros bonos Ocio Hoteles para alojarte en esta ciudad verde y con muy bonita arquitectura.

Desde cualquier sitio de lugar podrás presenciar la montaña que se mezcla con la urbanización de dicha ciudad. Estos bosques de ensueño no se repiten en ninguna parte, ni mucho menos el mezclarse con tan lindo sitio.

Paisaje de la Selva Negra

Guía de viaje Selva Negra: organiza tu aventura

Ahora vamos a estudiar la guía de viaje Selva Negra para entrar en este hermoso lugar. Toma nota de todos los consejos que tenemos para ti. La idea es ayudarte a preparar tu viaje de la mejor manera posible. ¡Aquí vamos!

Cómo llegar

Tienes tres posibilidades para llegar a Friburgo: los aeropuertos de Frankfurt, Stuttgart Estrasburgo. Este primer terminal se encuentra a unas 3 horas de carretera de la selva. Por su parte, los de Stuttgart y Estrasburgo se encuentra a 2 horas y 1, respectivamente. Al llegar al aeropuerto puedes alquilar un coche para ir tu destino o pedir un taxi.

Gastronomía

La cocina alemana te va a encantar. Específicamente en esta región, podrás probar de un delicioso postre que debe su nombre a nuestro destino: Selva Negra. Se trata de un dulce cuyos ingredientes principales son las cerezas y el chocolate. Combinados con un poco de licor de cereza, dan lugar a una exquisitez para tu paladar.

Otro clásico de esta zona son los embutidos de la Selva Negra. Se trata de unos entrantes que por lo general incluyen jamón, salchichas, tocino y queso combinados con pan de centeno. Otro plato que debes probar es el Kasespatzle. Se trata de una pasta con crema de queso y cebolla frita que te encantará por su sabor.

Temporada

Al igual que la gran mayoría de los destinos, recomendamos visitar la Selva Negra durante las temporadas de primavera y verano. En este caso en particular, el otoño también es una temporada atractiva pues el cambio en la vegetación nos regalará unos colores increíbles. El invierno es una época poca común para viajar que sin embargo, puede regalarnos fotografías geniales gracias a la caída de la nieve sobre este denso bosque.

Guía de viaje Selva Negra: qué ver

En la guía de la Selva Negra incluimos bosques y paisajes fantásticos para que los conozcas. A continuación te nombraremos 5 lugares que tienes que conocer dentro de este magnífico santuario natural.

Gengenbach

Este pueblo sirvió de locación para grabar la popular película Charlie y la Fábrica de Chocolate. Ya esto os da una idea de como es. Calles calzadas en piedras, muchas fuentes y puertas fortificadas te harán sentir que estas en la vía a la compañía del gran Willy Wonka.

La actividad que más te recomendamos en este pueblo es sencilla: pasear y recorrer sus calles. Si hubiese un top de pueblos mágicos, les aseguramos que esta localidad estaría muy cerca de la primera posición. Ver los techos de madera, las torres, las flores que adornan la plaza y su gente te transmitirán una sensación mágica.

Baden Baden: la ciudad balneario

Pues el título habla por sí solo. Ofrece balnearios de agua cristalina emanada de los ríos que recorren sus montañas. Un lugar para relajarte y desconectarte de todas tus preocupaciones. Sin embargo, este no es su único atractivo turístico. Esta ciudad alberga en sus calles uno de los casinos más famosos y lujosos del mundo, el casino de Baden Baden. 

Esta ciudad también te ofrece una ruta vinícola excepcional, donde el vino blanco resalta sobre sus iguales. El senderismo es otra de las actividades predilectas de la zona. ¡Y cómo no serlo! Grandes rutas decoradas con inmensos árboles y paisajes de cuento harán que no te quieras detener nunca.

Cascada en la Selva Negra

Triberg, el corazón de la Selva Negra

Uno de los destinos favoritos por los turistas se encuentra en el corazón de la Selva. Conocido por sus cascadas que bajan sobre lozas de granito. El escenario parece literalmente extraído de alguna novela clásica. Verdes arbustos, el sonido del agua corriendo por las rocas y un clima algo frío, te harán sentir que estas viviendo un sueño.

Esta población es una comunidad relojera por excelencia. Sus relojes se han construido y distribuidos durante años por toda Europa. Sus calles están llenas de casas con colores pintorescos, donde podrás ver relojes gigantes de cuco y ardillas, muchas pero muchas ardillas.

Schiltach

Este poblado se encuentra en el suroeste alemán. Al llegar a sus calles, te darás cuenta de que sus construcciones conservan un estilo medieval único. Su plaza principal es la zona de encuentro de los lugareños y turistas debido a su belleza de época. La ciudad está atravesada por dos ríos, lo que te dará la posibilidad de realizar hermosos recorridos a la orilla de estos.

Puede ser visitada en cualquier época del año, pues en verano nos regalará un agradable clima para recorrerla y en invierno nos hará sentir como en una película. Ver la nieve decorando las calles y techos de esta ancestral ciudad es un deleite visual a los ojos de cualquiera. Es un destino que te ofrece hospedaje muy económico y precios en la comida muy atractivos.

Monasterio de Maulbronn

Este monasterio se encuentra a unos 30 minutos en coche de la ciudad de Baden Baden. Fue declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en el año 1993, por ser uno de los monasterios medievales mejores conservados de toda Europa.

Grandes portales y amplios pasillos son algunas de las características de la estructura gótica que podremos disfrutar de este monasterio. El mismo, fue construido en el año 1147, lo que significa que es una edificación que tiene casi un milenio de existencia. ¡Sin duda vale la pena verlo!

Conoce el pulmón de Alemania con la guía de viaje de la Selva Negra

Entrada anterior
La Costa Cálida de Murcia ☀️ Disfruta del mar 365 días al año
Entrada siguiente
Los mejores Spas de España 💆 Disfruta de unos días de relax

 

Menú